Más allá del bien y del mal

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Más allá del bien y del mal

Mensaje por Exp el Mar 1 Jul 2014 - 22:22

¡Hola chicos y chicas! Abro este hilo porque por ahí he visto mucho zippy y zappe en torno al bien y al mal, a qué tan bueno es el ser humano, o a por qué comete tantas atrocidades en algunas ocasiones. El asunto (por mi parte), no es debatir, os compartiré un texto para quienes les interese el tema, y que cada cuál vea qué tanto le sirve. ¡Un abrazo a todos!

- Ahora voy a repetir algo que dije en el libro anterior, y sé que fue muy, muy difícil para que algunos lo captaran, lo
entendieran. Hitler se fue al cielo.

- No estoy seguro de que la gente esté preparada para eso.

- El propósito de este libro, y de todos los libros en la trilogía que estamos creando, es propiciar la preparación para
un nuevo paradigma, un nuevo entendimiento; una visión más amplia, una idea más grandiosa.

- Bien, voy atener que formularte aquí las preguntas que sé que muchas personas están pensando y queriendo
plantear. ¿Cómo pudo un hombre como Hitler ir al cielo? Todas las religiones del mundo... pensaría que cada una
de ellas lo han condenado y lo han enviado directamente al infierno.

- Primero, no podía haberse ido al infierno porque el infierno no existe. Por lo tanto, sólo queda un lugar al que
podría haber ido. Pero eso evade la pregunta. La verdadera cuestión aquí es si los actos de Hitler fueron "malos".
Sin embargo, he dicho una y otra vez que no hay "bueno" o "malo" en el universo. Nada es intrínsecamente bueno
o malo. Simplemente es. Ahora bien, tu idea de que Hitler fue un monstruo está basada en el hecho de que ordenó el asesinato de millones
de personas, ¿correcto?

- Sí, obviamente.

- Si yo dijese que lo que llamas muerte es lo más grandioso que le pudiese suceder a cualquier persona, ¿qué
dirías?

- Lo encontraría difícil de aceptar.

- ¿Tú crees que la vida en la Tierra es mejor que la vida en el paraíso? Yo te digo que en el momento de morir te
darás cuenta de que gozas de la mayor libertad, la mayor paz, la mayor alegría y el amor más grandioso que hayas
conocido. ¿Debemos, por lo tanto, castigar a la Zorra Bre´r por lanzar al zarzal al Conejo Bre´r?

- Ignoras el hecho de que, no obstante lo maravillosa que pueda ser la vida después de la muerte, nuestra vida aquí
no debe terminarse contra nuestra voluntad. Vinimos a este mundo a lograr algo, a experimentar algo, a aprender,
y no esta bien que nuestra vida se trunque por algún asesino maníaco con ideas dementes.

- Antes que nada, ustedes no están aquí para aprender algo. (¡Vuelve a leer el libro anterior!) La vida no es una
escuela, y tu propósito aquí no es aprender; es recordar. Y sobre tu punto más extenso, la vida se "trunca" con
frecuencia por muchos motivos: un huracán, un terremoto...

- Eso es diferente. Estas hablando de un Acto de Dios.

- Cada acontecimiento es un acto de Dios. ¿Te imaginas que podría tener lugar un suceso si yo no lo quisiera? ¿Piensas que podrías levantar siquiera tu
dedo meñique si Yo elijo que no lo hagas? No podrías hacer nada si Yo me opongo.
No obstante, continuemos examinando juntos esta idea de muerte injusta. ¿Está "mal" que se trunque una vida por
una enfermedad?

- "Mal" no es una palabra que sea adecuada en este caso. Ésas son causas naturales. No es lo mismo que un ser
humano como Hitler con sus asesinatos de millones.

- ¿Qué hay acerca de un accidente? ¿Un accidente estúpido?

- Es lo mismo. Es desafortunado, trágico, pero ésa es la voluntad de Dios. No podemos asomarnos a la mente de
Dios y descubrir por qué suceden estas cosas. No debemos intentarlo, porque la Voluntad de Dios es inmutable e
incomprensible. La pretensión de desembrollar el Divino Misterio es codiciar un conocimiento más allá de nuestro
alcance. Es inmoral.

- ¿Cómo lo sabes?

- Porque si Dios quisiera que entendiéramos todo esto, lo haríamos. El hecho de que no lo hagamos - no podemos -
es evidencia de que es Voluntad de Dios que no sea así.

- Ya veo. El hecho de que no entiendas es evidencia de la Voluntad de Dios. El hecho de que suceda, no es
evidencia de la Voluntad de Dios. hummm...

- Parece que no soy muy bueno para explicarte esto, pero sé lo que creo.

- ¿Crees en la voluntad de Dios, que Dios es todopoderoso?

- Sí.

- Excepto en lo que concierne a Hitler. Lo que sucedió no fue Voluntad de Dios.

- No.

- ¿Cómo puede ser eso?

- Hitler violó la Voluntad de Dios.

- Ahora bien, ¿cómo piensas que pudo hacerlo si Mi Voluntad es todopoderosa?

- Tú se lo permitiste.

- Si Yo se lo permití... entonces fue Mi Voluntad que actuara así.

- Parecería que así fuese... ¿Pero que posible razón pudiste tener? No. Fue tu Voluntad que él tuviese Libre
Elección. Fue su voluntad que cometiera esos actos.

- Estás muy cerca en esto. Muchísimo.
Tienes razón, por supuesto. Fue Mi Voluntad que Hitler - que todos ustedes - tuviesen Libre Elección. Sin embargo,
no es Mi Voluntad que sean castigados incesantemente, interminablemente, si no hacen la elección que yo quiero.
Si ése fuera el caso, ¿cuán "libre" he hecho esa elección? ¿Realmente son libres de hacer lo que Yo quiero si
saben que los haré sufrir indeciblemente si no hacen lo que Yo quiero? ¿Qué clase de elección es ésa?

- No es una cuestión de castigo. Es una Ley Natural. Se trata de consecuencias, simplemente.

- Veo que te has instruido bien en todas las construcciones teológicas que te permiten considerarme como un Dios
vengador, sin hacerme responsable de eso.
¿Pero quién estableció esas Leyes Naturales? Y si podemos concordar en que Yo debo ponerlas en vigor, ¿por
qué pondría en vigor esas leyes, y después les daría el poder para violarlas?
Si no quise que les afectaran, si fue Mi Voluntad que Mis seres maravillosos nunca sufrieran, ¿por qué crearía la
posibilidad de que sucediera así?
Y además, ¿por qué continuaría tentándolos, día y noche, a violar las leyes que he promulgado?

- Tú no nos tientas. Es el diablo quién lo hace.

- Vuelves a lo mismo, no Me haces responsable.
¿No te das cuenta de que la única forma en que puedes racionalizar tu teología radica en interpretarme sin poder?
¿Entiendes que la única forma en que tus construcciones pudiesen tener sentido sería que la Mía no lo tuviese?
¿Estás realmente satisfecho con la idea de un Dios que crea un ser cuyas acciones no puede controlar?

- No he dicho que no puedas controlar el mal. Tú puedes controlar todo. ¡Tú eres Dios! Pero Tú eliges no hacerlo. Tú
permites que el mal nos tiente, que trate de ganarse nuestras almas.

- ¿Pero por qué? ¿Por qué haría eso si no quiero que regresen a Mí?

- Porque Tú quieres que lleguemos a Ti por elección, no porque no haya opciones. Tu instauraste el Cielo y el
Infierno para que hubiese elección. Así podríamos actuar por elección, y no siguiendo simplemente una senda
porque no hay otra.

- Ya veo cómo obtuviste esta idea. Así es como se estableció en este mundo, y por eso, piensas que debe ser Mía.
En tu realidad, Dios no puede existir sin el Mal. Por eso crees que debe ser igual en la Mía.
Sin embargo, yo te digo que dónde Yo estoy no hay "mal". Y no hay perversidad. Sólo hay el Todo de Todo. La
Unicidad. Y la Conciencia, la Experiencia de eso.

- El Mío es el Reino de lo Absoluto, donde no existe Una Cosa en relación con Otra, sino independiente de todo lo
demás. El Mío es el lugar donde Todo lo que hay es Amor.

- ¿Y no hay consecuencias por algo que pensemos, digamos o hagamos en la Tierra?

- Oh, si hay consecuencias. Mira a tu alrededor.

- Me refiero a después de la muerte.

- La "muerte" no existe. La vida sigue para siempre. La vida Es. Cambias de forma, simplemente.

- Está bien, como Tú quieras, después de que "cambiamos de forma".

- Después de que cambias de forma, ya no existen las consecuencias. Sólo hay Conocimiento.
Las consecuencias son un elemento de relatividad. No tienen lugar en lo Absoluto porque dependen de un "tiempo"
lineal y acontecimientos secuenciales. Éstos no existen en el Reino de lo Absoluto.
En ese reino no hay más que paz y alegría y amor.
En ese reino conocerás por fin las Buenas Nuevas: Que tu "mal" no existe, que tú eres quién siempre pensabas
que eras: bondad y amor. La idea de que podrías ser otra cosa proviene de un mundo exterior insensato, lo que
ocasiona que actúes insensatamente. Un mundo exterior de juicio y condena. Otros te han juzgado, y a partir de
esos juicios te juzgas a ti mismo.
Ahora quieres que Dios te juzgue, y no lo haré.
Y debido a que no puedes entender a un Dios que no actuará como lo hacen los humanos, estás perdido.
Tu teología es tu intento para encontrarte a ti mismo de nuevo.

- Calificas de insensatas nuestras teologías, ¿pero como puede funcionar una teología sin un sistema de
Recompensa y Castigo?

- Todo depende de lo que percibas como el propósito de la vida, y, por tanto, la base de la teología.
Si crees que la vida existe como una prueba, una tentativa, un periodo de situarte a través de tus pasos para ver si
eres digno de "mérito", tus teologías empiezan a tener sentido.
Si crees que la vida existe como una oportunidad, un proceso por el cual descubres - recuerda - que eres digno de
mérito (y siempre lo fuiste), entonces tus teologías me parecen insensatas.
Si crees que Dios es un Dios lleno de ego que requiere atención, adoración, aprecio y afecto - y matará para
obtenerlo -, tus teologías empiezan a tener lógica.
Si crees que Dios carece de ego o necesidad, pero es la fuente de todas las cosas, y la sede de toda sabiduría y
amor, entonces tus teologías se desmoronan.
Si crees que Dios es un Dios vengador, celoso en Su amor e iracundo en Su enojo, entonces tus teologías son
perfectas.
Si crees que Dios es una Diosa pacífica, gozosa en Su amor y apasionada en Su éxtasis, entonces tus teologías
son inútiles.
Yo te digo que el propósito de la vida no es complacer a Dios. E propósito de la vida es conocer y recrear Quién
Eres Tú.
Y al hacerlo, complaces a Dios, y glorificas a Ella también, a la esencia femenina de Dios.

- ¿Por qué dices eso? ¿Eres también una mujer?

- No soy "Él" ni "Ella". Ocasionalmente uso el pronombre femenino para sacudirte de tu pensamiento restringido.
Si piensas que Dios es una cosa, entonces pensarás que no es otra. Y eso sería un gran error.
Hitler fue al cielo por estas razones:
No hay infierno, por lo que no había otro lugar para él.
Sus acciones fueron lo que tú llamarías equivocaciones - las acciones de un ser sin evolucionar - y las
equivocaciones no son castigables por condena, sino que se trata de proporcionar la oportunidad de corrección, de
evolución. Los errores que Hitler cometió no causaron ningún daño o perjuicio a aquellos cuyas muertes ocasionó. Esas
almas fueron liberadas de su cautiverio terrenal, como mariposas que emergen de su capullo.

Las personas que quedan atrás lamentan esas muertes debido únicamente a que desconocen el júbilo del cual
están gozando ahora esas almas. Nadie que haya experimentado la muerte lamenta el fallecimiento de otra
persona.
Tú afirmación de que esas muertes fueron, no obstante, prematuras y, por lo tanto, "equivocadas", sugiere que
algo podría suceder en el universo cuando no se supone que sea así. Sin embargo, dado Quién y Qué Soy Yo, eso
es imposible.
Todo lo que ocurre en el universo está ocurriendo perfectamente. Dios no ha cometido un error desde hace mucho,
mucho tiempo.
Cuando vez la absoluta perfección en todo lo que nos rodea, no sólo esas cosas con las que tú concuerdas, sino (y
tal vez especialmente) esas cosas con las cuales discrepas, alcanzas la maestría.

Fuente: Conversaciones con Dios II (de Neale Donald Walsh)


Última edición por Caeli el Mar 1 Jul 2014 - 22:34, editado 1 vez (Razón : Negrita)

Exp

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 27/06/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Más allá del bien y del mal

Mensaje por Exp el Mar 1 Jul 2014 - 22:34

Por norma general no estoy a favor de los dobles post, porque tras trabajar varios años en algún foro, tuve tiempo de ver que a menudo la esencia de los hilos se pierde, y que suele rendir más el realizar un aporte, esperar respuestas y luego proseguir, pero por esta vez haré una excepción, ya que solo añadiré información complementaria al post de aquí arriba, concretamente la continuación y cierre de la información expuesta, que me pareció algo extensa para dejarla en un único post. Disculpas por ello, espero y haya a quien le sirva, un abrazo.

- Bien. Por ahora tengo un millón de preguntas. Los puntos 10 y 11, por ejemplo, demandan mayor esclarecimiento.
¿Por qué Hitler fue al cielo? Sé que trataste de explicármelo, pero en alguna forma, necesito más elementos. ¿Y
cuál es el propósito detrás de todos los acontecimientos? ¿Y cómo se relaciona este Propósito Mayor con Hitler y
otros déspotas?

- Veamos el Propósito primero.
Todos los acontecimientos, todas las experiencias tienen como propósito la creación de la oportunidad. Los
acontecimientos y las experiencias son Oportunidades, simplemente.
Sería un error juzgarlos como "obras del demonio", "castigos de Dios", "recompensas del Cielo", o cualquier otra
cosa intermedia. Simplemente son Acontecimientos y Experiencias, cosas que suceden.
Lo que les da significado es lo que pensamos de ellos, lo que hacemos al respecto y lo que somos en respuesta a
ellos.

Los acontecimientos y las experiencias son oportunidades que atraes tú, creadas por ti mismo, individual o
colectivamente, a través de la consciencia. La consciencia crea experiencia. Estás intentando elevar tu
consciencia. Has atraído estas oportunidades a fin de usarlas como instrumentos en la creación y experimentación
de Quién Eres Tú. Quién Eres Tú es un ser de consciencia más elevada de la que ahora manifiestas.
Debido a que es Mi Voluntad que sepas y experimentes Quién Eres Tú, te permito atraer hacia ti cualquier
acontecimiento o experiencia que elijas crear para alcanzar este fin. 

Otros Participantes en el Juego Universal se unen a ti de vez en cuando, ya sea como Encuentros Breves,
Participantes Periféricos, Compañeros Temporales de Equipo, Interactores a largo plazo, Parientes y Familia,
Seres Amados, o Camaradas en la Senda de la Vida.
Tú atraes hacia ti a esas almas, y ellas te atraen hacia ellas mismas. Es una experiencia mutuamente creativa, la
cual expresa las elecciones y deseos de ambas.
Nadie llega a ti por accidente.
Las coincidencias no existen.
Nada ocurre al azar.
La vida no es producto de la suerte.
Los acontecimientos, al igual que las personas, las atraes tú, para tus propios propósitos. Las mayores
experiencias y creaciones planetarias son el resultado de la consciencia de grupo. Se ven atraídas hacia tu grupo
como un todo, como resultado de las elecciones y deseos del grupo como un conjunto.

- ¿Qué quieres decir con el término "tu grupo"?

- La consciencia de grupo es algo que no se entiende en toda su extensión, sin embargo, es extremadamente
poderosa y puede, si no eres cuidadoso, derrotar con frecuencia la consciencia individual. Por lo tanto, si deseas
que sea armoniosa tu mayor experiencia de vida en el planeta, siempre debes empeñarte en crear consciencia de
grupo donde quiera que vayas, y con todo lo que hagas.

Si estás en un grupo cuya consciencia no refleja la tuya, y en ese momento no te es posible alterar eficazmente la
consciencia de ese grupo, lo conveniente es que te separes de él, o el grupo podría conducirte. Irá a donde quiera
dirigirse, independientemente de adonde tú quieras ir. Si no puedes encontrar un grupo cuya consciencia concuerde con la tuya, sé la fuente de uno. Otros de consciencia semejante se verán atraídos hacia ti.
A fin de que se produzca un cambio permanente e importante en tu planeta, los individuos y los grupos pequeños
deben afectar a los grupos más grandes y, a la larga, al grupo mayor, el cual es TODA la humanidad.

Tu mundo, y la condición en que está, es un reflejo de la consciencia total combinada de todos sus habitantes.
Como puedes ver si miras a tu alrededor, hay mucho trabajo por hacer. A menos, desde luego, que estés
satisfecho con tu mundo tal y como es.

Sorprendentemente, la mayoría de las personas lo están. Por eso el mundo no cambia.
La mayor parte de las personas están satisfechas con un mundo en el cual se honran las diferencias, no las
similitudes, y los desacuerdos se solucionan con conflictos y guerra.
La mayoría está satisfecha con un mundo en el cual la supervivencia es para el más apto, impera la ley del más
fuerte, alimenta la competencia, y el acto de ganar se califica como el bien más alto.
Si ese sistema también produce "perdedores" - así sea - no importa siempre que tú no estés entre ellos.
La mayoría de la gente está satisfecha, aun cuando ese modelo produce una mentalidad que permite dar muerte a
personas cuando se juzga que obraron "mal", y propicia que haya seres hambrientos y que carecen de hogar
cuando son "perdedores", y se les oprime y explota si no son "fuertes".

También la mayoría define como "equivocado" lo que es diferente de lo que aceptan. Las diferencias religiosas, en
particular, no se toleran, ni las diferencias sociales, económicas o culturales.
La explotación de la clase inferior se justifica con declaraciones autoelogiosas de la clase más alta acerca de que
sus víctimas están ahora mejor de lo que estaban antes de estas explotaciones. Con esta medida, la clase alta
puede ignorar la cuestión de cómo se debe tratar a todas las personas si se quiere actuar con verdadera justicia,
en vez de limitarse a mejorar un poco una situación horrible, y lucrar obscenamente con la transacción.
Muchos se ríen cuando se sugiere cualquier otra clase de sistema que no sea el que actualmente está en vigencia,
diciendo que las conductas como la competencia y el asesinato y el "victorioso se lleva el botín" ¡son las que hacen
grandiosa su civilización! La mayoría de las personas piensan que no hay otra forma natural de ser, que está en la
naturaleza de los humanos comportarse de esa manera, y que si actuaran de otro modo se aniquilaría el espíritu
interior que impulsa al hombre a triunfar.

(Nadie se plantea la pregunta de "¿Triunfar en qué?")
Así como es difícil que lo entiendan los seres realmente iluminados, la mayoría de la gente en tu planeta cree en
esta filosofía, y por eso no les interesa el sufrimiento de las masas, la opresión de las minorías, el enojo de las
clases inferiores, las necesidades de supervivencia de cualquiera que no sean ellos y sus familias inmediatas.
La mayoría no ven que están destruyendo su Tierra - el mismo planeta que les da Vida - porque sus acciones sólo
buscan elevar la calidad de sus condiciones de existencia. Asombrosamente, no son tan previsoras como para
observar que las ganancias a corto plazo pueden producir pérdidas a largo plazo. Con frecuencia actúan así y lo
seguirán haciendo.

Son muchos los que se sienten amenazados por la consciencia de grupo, un concepto como el bien colectivo, una
visión global de un solo mundo, o un Dios que existe en unidad con toda la creación, en vez de separado de ella.

A pesar de este temor por todo lo que conduzca a la unificación y a la glorificación del planeta - de que Todo lo que
Separa produce división, desavenencia, discordia -, parece que no se tiene la capacidad para aprender incluso de
la propia experiencia, y, por lo tanto, los humanos continúan con sus conductas, con los mismos resultados.
La incapacidad para experimentar el sufrimiento de otro como propio es lo que permite que continúe tanto
sufrimiento.

La separación engendra indiferencia, superioridad falsa. La unidad produce compasión, igualdad genuina.
Los acontecimientos que ocurren en este planeta - los cuales han ocurrido regularmente durante 3000 años -, son,
como he dicho, un reflejo de la Consciencia Colectiva de grupo - el grupo entero en este planeta.
Ese nivel de consciencia se podría describir mejor como primitivo.

- Hummm. Sí, pero parece que nos hemos apartado de la pregunta original.

- En realidad, no. Preguntaste acerca de Hitler. La experiencia de Hitler fue posible como un resultado de la
consciencia de grupo. Muchas personas afirman que Hitler manipuló a un grupo - en este caso, sus compatriotas -
por medio de la astucia y el dominio de su retórica. Sin embargo, esto coloca convenientemente toda la culpa ante
los pies de Hitler, y es ahí exactamente donde la quiere la gran masa.
Pero Hitler no podría haber hecho nada sin la cooperación y apoyo y sumisión voluntaria de millones de personas.

El subgrupo que se llama a sí mismo alemanes debe asumir una enorme carga de responsabilidad por el
Holocausto. Al igual , en cierto grado, que el grupo más grande llamado Humanos, el cual, si no hizo nada más, se
permitió permanecer indiferente y apático ante el sufrimiento en Alemania hasta que alcanzó una escala tan
masiva que incluso los aislacionistas de corazón más frío ya no pudieron ignorarlo.
Como ves, fue la consciencia colectiva la que proporcionó la tierra fértil para el crecimiento del movimiento nazi.
Hitler aprovechó el momento, pero él no lo creó.

Es importante entender esta lección. Una consciencia de grupo que habla constantemente de separación y
superioridad produce falta de compasión en una escala masiva, y a la falta de compasión le sigue, inevitablemente,
una pérdida de consciencia. Un concepto colectivo arraigado en un nacionalismo estricto ignora las aflicciones de otros, y, no obstante, atribuye
a los demás la responsabilidad por las suyas, justificando así la represión, la "rectificación" y la guerra.
Auschwitz fue la "solución" nazi, un intento por "rectificar" el "Problema Judío".
El horror de la experiencia de Hitler no es que la haya cometido en la raza humana, sino que la raza humana se lo
haya permitido.

Lo asombroso no es sólo que haya surgido Hitler, sino también que tantos otros lo hayan seguido.
La vergüenza no es sólo que Hitler haya asesinado a millones de judíos, sino también que tuviesen que morir
millones de judíos antes de que se le detuviera.
El propósito de la experiencia de Hitler fue que la humanidad se mostrara a sí misma.
En el transcurso de la historia han surgido maestros notables, cada uno presentando oportunidades extraordinarias
para recordar a la Humanidad Quién Es Realmente. Estos maestros han enseñado lo más alto y lo más bajo del
potencial humano.

Han presentado ejemplos vívidos y pasmosos de lo que puede significar ser humano - a dónde se puede ir con la
experiencia, a dónde pueden e irán todos, según su consciencia.
Hay que recordar lo siguiente: La consciencia es todo, y crea la experiencia. La consciencia de grupo es poderosa
y produce resultados de indecible belleza o fealdad. La elección es siempre de ustedes.
Si no estas satisfecho con la consciencia de grupo, intenta cambiarla.
La mejor forma de cambiar la consciencia de otros es por medio del ejemplo.
Si tu ejemplo no es suficiente, forma tu propio grupo, sé tú la fuente de la consciencia que deseas que
experimenten otros. Ellos lo harán cuando tú les muestres el camino.

Hitler les dio una oportunidad dorada para hacer eso. La experiencia de Hitler - como la experiencia de Cristo - es
profunda en sus implicaciones y las verdades que reveló acerca de la Humanidad. Sin embargo, esos grandes
conocimientos sólo vivirán - en el caso de Hitler o Buda; Genghis Khan o Hare Krishna; Atila, rey de los Hunos, o
Jesucristo - mientras sigan vivos los recuerdos de ellos.
Por eso los judíos construyen monumentos al Holocausto y piden que nunca se olvide. En cada hombre hay un
pequeño fragmento de Hitler, y sólo es cuestión de grado.
La aniquilación de un pueblo es la aniquilación de un pueblo, ya sea en Auschwitz o en Wounded Knee.

- ¿Así que Hitler nos fue enviado para proporcionarnos una lección acerca de los horrores que puede cometer el
hombre, los niveles a los cuales se puede hundir el ser humano?

- Hitler no fue enviado. A Hitler lo creó la sociedad. Surgió de la Consciencia Colectiva, y no podría haber existido sin
ella. Ésa es la lección.

La consciencia de separación, segregación, superioridad - del "nosotros" frente al ellos, del "nosotros" y el "ellos", -
es lo que crea la Experiencia de Hitler.
La Consciencia de la Hermandad Divina, de la unidad, de la Unicidad, del "nuestro" en vez del "tuyo/mío" es lo
que crea la Experiencia de Cristo.
Cuando el dolor es "nuestro", no sólo "mía", cuando la experiencia total de la vida es Nuestra, entonces, al fin, es
verdadera una experiencia de Vida Entera.

- ¿Por qué Hitler se fue al cielo?

- Porque no hizo nada "malo". Simplemente actuó como actuó. Te recuerdo de nuevo que durante muchos años
millones creyeron que estaba en lo "correcto". ¿Cómo, entonces, podía pensar que no era así?
Si planteas una idea demente, y diez millones de personas coinciden contigo, no pensarías que estás tan demente.
El mundo decidió por fin que Hitler estaba "equivocado". Es decir, la población del mundo realizó una nueva
evaluación de Quienes Somos, y Quienes Elegimos Ser, en relación con la Experiencia de Hitler.
¡Él estableció un criterio! Impuso un parámetro, un margen contra los cuales podíamos medir y limitar nuestras
ideas acerca de nosotros mismos. Cristo hizo lo mismo, en el otro extremo del espectro.
Ha habido otros Cristos, y otros Hitlers. Y los habrá de nuevo.
Entonces, debes estar siempre atento, puesto que hay personas de consciencia alta y personas de consciencia
baja que caminan cerca de ti, e incluso tú caminas entre ellas. ¿Cuál consciencia llevas contigo?

- Todavía no entiendo cómo pudo Hitler ir al cielo; ¿cómo se le pudo recompensar por lo que hizo?

- Primero, entiende que la muerte no es un final, sino un principio; no es un horror, sino un júbilo. No es una
clausura, sino una apertura.
El momento más feliz de tu vida será el momento final.
Y eso se debe a que no termina, sino que prosigue en formas tan magníficas, tan llenas de paz y sabiduría y
alegría, como para que sea difícil describirlas e imposible que tú las comprendas.
Por lo tanto, lo primero que tienes que entender - como ya te lo he explicado - es que Hitler no perjudicó a nadie.
En un sentido, no causó sufrimiento, lo terminó.
Fue Buda quien dijo: "La vida es sufrimiento". Tenía razón.

- Pero incluso si acepto eso - Hitler no sabía que realmente estaba haciendo un bien. ¡Él pensaba que estaba
actuando mal!

- No, él no pensaba que estaba haciendo algo "malo". En realidad creía que estaba ayudando a su pueblo. Y eso es
lo que tú no entiendes.
Nadie hace nada que esté "mal" dado su modelo del mundo. Si tú piensas que Hitler actuó con demencia y todo el
tiempo supo que estaba loco, entonces no entiendes nada de la complejidad de la experiencia humana.
Hitler creía que le estaba haciendo un bien a su pueblo. ¡Y su pueblo también lo creía! ¡Esa fue la demencia de
todo! ¡La mayor parte de la nación estaba de acuerdo con él!
Tú has declarado que Hitler estaba "equivocado". Bien. Con esta medida has llegado a definirte a ti mismo, a
conocer más acerca de ti mismo. Bien. Pero no condenes a Hitler por mostrarte eso.
Alguien tenía que hacerlo.

Fuente: Conversaciones con Dios II (de Neale Donald Walsh)


Última edición por Caeli el Mar 1 Jul 2014 - 22:35, editado 1 vez (Razón : Negrita)

Exp

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 27/06/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Nada y/o Todo

Mensaje por jujo el Jue 3 Jul 2014 - 17:57

ying yang

Mi opinión subjetiva es que más allá del bien y del mal, existe la nada o el todo...

"Con indiferencia de cuanto lleguemos a conocer el Mundo, este siempre tendrá un lado oscuro y otro brillante."
Johann Wolfgang Von Goethe
(Este último comentario está extraído de un gran Blog) ¡Gracias Artur!
https://artursala.wordpress.com/2013/06/03/ciencia-moderna-o-ciencia-tradicional-cuarta-parte-goethe-versus-newton-y-la-teoria-del-color-un-articulo-de-thomas-joseph-brown-de-borderland-sciences/

jujo

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 17/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Más allá del bien y del mal

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.